Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de marzo, 2014

Séptima entrada

Está borroso. Tengo la boca abierta y babeo sangre, mi nariz ahora está en un ángulo extraño y mi ojo derecho está entrecerrado debido al moratón en mi pómulo. Mi cabeza descansa del lado izquierdo y sigo noqueado, me esfuerzo por ordenar mi cerebro para que mueva mis extremidades y no se rinda, pero no puedo.

No habría pasado nada de esto si él no me hubiera provocado, o el universo no estuviera conspirando contra mí metiéndome dudas existenciales en la cabeza, haciendo que me alejara de todos y a la vez todos de mí.

Sexta entrada

Ventana enmohecida Despierto y no sé dónde me encuentro. Tampoco sé cómo llegué aquí. Lo último que recuerdo es... en vano, ninguna imagen viene a mi mente. Evalúo el lugar, está desprovisto de muebles y color, no es más grande que la habitación donde solía pasar mis tardes vacías.
De alguna manera el lugar me trae cierta tranquilidad. Ya no recuerdo nada, me tiene sin cuidado lo que podría pasar en mi ausencia. Tal vez en algún lugar alguien añora mi compañía, contempla una silla imaginando mi presencia, mira sin mirar porque me invoca con la mente. O no.

Quinta entrada

Era viernes. Y aclaro desde ahorita que me disgusta que sea viernes, no quiero que llegue ese día. Que sea viernes significa que no la veré por lo menos por dos días. Enfermo por dos días. Falto de ese no sé qué suyo por dos días. El no sé qué que respiro y me hace sentir excelente. El no sé qué que observo y deseo contemplarlo por horas. El no sé qué suyo que me encanta.
Como decía, era viernes y se sentía un aire diferente, tal vez aire primaveral, no lo sé. El ambiente encajaba perfectamente con su presencia, nuestra compañía, mis miradas, sus sonrisas. Juegos de enamorados en viernes.

Tercera entrada

Su presencia hace el aire más ligero, más fácil de respirar. Su compañía tensa y destensa todos mis nervios al mismo tiempo, hace mi cuerpo reventar y retraerse al mismo tiempo. Su aliento arrulla mis latidos al abrazarme y asfixia mi debilidad, la esfuma. Su mirada alegra mis pensamientos y disipa mis dudas, huyen despavoridas porque no hay motivo por el que tengan que existir, se lanzan de todos los puentes del mundo.

Segunda entrada

Él es diferente. No lo conozco del todo pero sé que hay algo, una fuerza interior que podría aplastar montañas. Sólo necesita ser más valiente como para cargar con tal responsabilidad, si no él va a ser aplastado. Es alto y de mirada serena, está un poco encorvado y usa un aparto dental. Conoce bastante de música y es su pasatiempo favorito acompañar sus tardes con ésta. Quiere estudiar ingeniería, cambiar la vida de los discapacitados, crear la primera nariz artificial.

Primer entrada

Ella es extraordinaria. Siento la dopamina correr por todo mi ser al pensar y estar con ella. Ha sido bastante complicado. Pedos mentales por aquí, pedos mentales por allá. Prefiero que se olvide todo eso. El ahorita es lo importante. Sus miradas y abrazos son lo importante. Sus canciones y sonrisas nerviosas son lo que cuenta.