Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de agosto, 2014

Vigésima entrada

Romper Oh, esa canción, empieza tan suave como cuando empiezo a escribir. Estoy frente al espejo viendo mi cara roja y mis pestañas empapadas.

—Resígnate, acéptalo, ya jamás volverá— le grito a mi reflejo, a ese reflejo débil y perdido en un mar de sentimientos, momentos y canciones.

Divagación 16:10

Bajando del colectivo crucé la calle y entré a la tienda de autoservicio. Voltee a la derecha y, sin esperármelo, vi su nombre impreso en la lata de refresco. Al tomarla del estante, aún más inesperado, Monitor estaba sonando. La música provenía de no sé dónde, pero sonaba y yo tenía la lata en mi mano. Y sonreí.

Décima novena entrada

Escaleras Después de pasar por el torniquete me coloco los audífonos y saco mi iPod para reproducir la playlist que me hace pensar en ti. Camino con las manos en las bolsas de la chamarra. Veo algunas personas de reojo. La verdad no les pongo atención, sin embargo, si no anduvieran por ahí, el frío que siento en las orejas me las arrancaría.

"... los dos conectan bien. Quizás en otra vida fueron un mismo ser". Llego a una intersección y doy vuelta a la derecha, avanzo varios pasos y a la izquierda hay unas escaleras. Me gustan esas escaleras. A veces, cuando pasan muchas personas por ahí, me siento como si estuviera en el transporte público. En las mañanas voy para arriba. Comienzo a ascender.