Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de 2016

Donde fuiste feliz alguna vez

[...]
«No deberías volver jamás a nada, a nadie, pues toda historia interrumpida tan sólo sobrevive para vengarse en la ilusión, clavarle su cuchillo desesperado, morir asesinado.

«Mas sabes que la dicha es como un criminal que seduce a su víctima que la reclama con atroz dulzura mientras esconde la mano homicida.
«Sabes que volverás, que te hallas condenado a regresar, humilde, donde fuiste feliz.
«Sabes que volverás porque la dicha consistió en marcarte con la nostalgia, convertirte la vida en cicatriz; y si has de ser leal, girarás errabundo alrededor del desastre entrañable como girase un perro ante la tumba de su dueño... su dueño... su dueño...»
—Félix Grande

If I ever try to push you away

Tenía mucho tiempo que no pasaba por estos rincones de mi mente. Últimamente sólo le lanzo lo que voy recibiendo sin prestarle demasiada atención. Sin embargo, hoy volví a mi memoria, ésa que creí que ya no daba para más. Así que heme aquí.
Creo que éste es el último del año. El recuerdo. Cada vez van quedando menos, como te decía. ¿Que por qué? Es un aniversario. A que no adivinas de qué. Anda. Inténtalo un poco. Eran como las 10 de la mañana. Saliste corriendo. Te fui a buscar. Al final, te vi salir de la biblioteca. Y volviste a huir. Te tomé del antebrazo casi al final de las escaleras. Mientras intentaba que me escucharas, forcejeamos y mi mano poco a poco entrelazó los dedos con los tuyos. 

Cuarto

La luna nos sonríe aún más brillante que la primera vez que salimos a encontrarla.
Caminamos lentamente hasta la parte más alta y nos situamos ahí.
Ambos la observamos, embelesados con su hermoso baile.
Llevas tus manos detrás de tu espalda para inclinarte ligeramente y de la nada sueltas una pequeña risa.
Me giro para observarte, justo en el momento en el que haces lo mismo.
Y sueltas una sonora carcajada.
—Tenías razón
Sé que puedes ver la duda en mi rostro y vuelves a reír.
—Habías dicho que la luna a estas horas suelta invisibles gotas de magia. Ahora lo puedo comprobar.
Recoges tus piernas y con ambas manos envuelves cada uno de tus tobillos.

Regreso mi vista a la luna y ahora quien sonríe brillantemente soy yo.

Porque sé que sólo realizas ese movimiento cuando algo te atrapa completamente.

Divagación 23:55 - 00:01

Que se necesita más poesía.
Qué mal, que tengas que dormir cuando el día acaba de empezar.
Como ahora, que estoy acostado envuelto en cobijas y sudaderas, con los calcetines frotándose entre sí porque mis pies se congelan. Y justo el día acaba de empezar. Como si las horas pasadas, desde que desperté en la mañana no hubiese hecho otra cosa más que mirar hacia adelante. Pero ahora miro hacia arriba, cierro los ojos, inhalo hasta saciarme y exhalo como globo desinflado.
Los ojos, oh los ojos. Oh, sus ojos.
It'sallaboutyou, girl. Eyeslitthefire.

Divagación 23:36

¿Acaso no sólo lloran,
o sea,
mirando la esquina más fría de su habitación,
y sólo lloran,
porque no hicieron algo que deberían haber hecho,
y sólo continúan lastimándose a ustedes mismos idealizando lo hermoso
que hubiera sido si lo hubiesen hecho,
aunque
NO LO HICIERON?

Miel y leche (sosiego)

Hace unos días trabajé en un proyecto musical y he aquí los resultados. Sentí que tenía que compartirlo con ustedes.
Se recomienda que para mejor apreciación de esta obra, se lea la parte del texto que le corresponde a cada parte del audio mientras se escucha. El texto está dividido en tres escena con un subtítulo que marca el inicio de cada una y el audio está dividido en tres partes con una canción diferente. Es decir, que al escuchar la primera parte del audio, debe leerse la primera escena del texto, al pasar a la segunda parte del audio, debe leerse la segunda escena, y por último, para la tercera parte del audio, debe leerse la tercera escena. 

citation trois

«Lo que mucha gente llama amar consiste en elegir una mujer y casarse con ella. La eligen, te lo juro, los he visto. Como si se pudiera elegir en el amor, como si no fuera un rayo que te parte los huesos y te deja estaqueado en la mitad del patio. Vos dirás que la eligen porque-la-aman, yo creo que es al vesre. A Beatriz no se la elige, a Julieta no se la elige. Vos no elegís la lluvia que te va a calar hasta los huesos cuando salís de un concierto.»

Rayuela - Julio Cortázar

Divagación 17:53 - 18:23

No es julio, son las lluvias  Son las seis de la tarde, recostado leo por leer, escucho música por ahogar el silencio. Estoy varado en mi habitación. La llanta delantera de mi bicicleta explotó. La adrenalina me embarga. Por eso me río con fuerza. El libro está bueno, pero exagero. Como si estuviera en la silla del dentista y éste me hubiese pedido que «abra grande».

Divagación 06/30

Oh, junio adorado. Deja caer sobre mí tus lluvias de verano, en punto de las 20:07, que yo me encargaré de grabarlas todas.
Te compondré una canción o dos. U ocho. Sí, mejor ocho. Como las ocho veces que fuimos a ese parque, que jugamos al cíclope, que nos besamos con tanta dulzura que hoy, en tu último día, se me han caído todos los dientes.
No ha pasado un año, sino dos o hasta tres, en los que no piense en las azules ventanas de tu alma; las nubes en tu rostro que a veces son tormenta, a veces son sonrojo.
Nos vemos el próximo año. Te extrañaba tanto.

Cuarto mixtape

Éste se trata sobre hacerse preguntas, suponer que ya sabíamos lo que iba a pasar, sentir que somos prisioneros de un bucle sin fin, del que salimos por fin para hacer cosas sin sentido y decir: «¿que cómo es mi vida sin ti? Pues sin ti, sí que es vida».

Pero sabiendo que en el fondo se abren las heridas que creíamos cerradas y de cualquier manera contradecirnos afirmando que la próxima vez será diferente, y así nos reímos para ocultar nuestras lágrimas que al final convertimos en un «dime dónde estás que te están buscando por cobarde».

Dé clic aquí para saber más:

4:00

Divagación iv

Y yo soy, en realidad, como el lápiz de un estudiante de arquitectura, sentado en una jardinera del parque Houdart, que se desmorona con cada trazo; soy el grafito que crea, que escribe dibujando y soy la goma, mi propia goma, la que borra todo lo que ya había hecho.

Tercer mixtape

Éste y el segundo se parecen bastante. Pero el segundo lo hice pensando en una historia que podría pasar. Al contrario, el tercer mixtape lo hice pensando en algo no podría pasar. Ese ideal irrealizable, imposible, que no puede cumplirse aunque parezca que otros sí lo viven.
He aquí lo onírico:
03:00

Divagación 18:32 - 18:59

Desde una ventana del segundo piso del edificio verde más corriente, veo el terreno inmenso, al pasto explayarse con toda alevosía. Contados árboles se encuentran cerca del edificio como rascacielos entre el salvaje pastizal sin recortar. Fijo más mi atención sobre ellos. Saco la cabeza por la ventana sin vidrio y recargo mis manos en el alféizar. Un viento suave sopla y me entra frío en las orejas, a pesar de que no son más de las siete de la tarde.

Segundo mixtape

Recuerdo que tenía poco que había hecho este mixtape cuando publiqué una entrada donde alguien la escuchaba mientras subía unas escaleras infinitas. En realidad el mixtape no tiene nada que ver con escaleras, más bien con esa parte de quedarse sin aliento. O por lo menos eso me pasa a mí.
Canciones de lo más lindo:
02:00

entrada del mixtape

citation deux

«que la hubiese comprendido, que hubiese sabido entenderla, que la hubiese amado no solo por aquello en que ella se dirigía a mí, sino también por lo que no se refería a mí directamente, por lo que era en sí misma y para sí.»
La broma - Milan Kundera

citation un

«deseaba que me dijera algo sobre Lucie, que a diferencia de Helena era tan dulcemente inmaterial, abstracta, tan lejos ya por completo de conflictos, tensiones y dramas, y sin embargo sin cierta influencia en mi vida; se me pasó por la cabeza que a lo mejor influía sobre ella del mismo modo en que los astrólogos creen que influyen sobre la vida humana los movimientos de las estrellas.»
La broma - Milan Kundera

Primer mixtape

Qué sería de las divagaciones sin música que construyese esos parques donde todo sucede, que nos empapase de esa lluvia que brota de nuestros ojos, que nos dé sombra con las nubes de recuerdos.
Por eso, he aquí este mixtape, el primero de ocho, que ya están por cumplir dos años: 
01:00

Divagación iii

Al centrarme en mis notas, ella comienza a canturrear y mecerse sutilmente. Luego posa su mejilla en una mano y mira distraída. Pasa del sillón donde se sentaba al suelo; allí, así, se abraza las rodillas, como suele hacerlo ahora en febrero. 
Trae puesta una chamarra, a pesar del clima cálido. Quién sabe por qué. Mas le sienta bien. Su cabello cae sobre sus hombros, le envuelve. Se cuela un viento frío, quizá desde una ventana abierta. Ella se abraza más fuerte. Castañean sus dientes. Recarga la barbilla en sus rodillas. Abre los ojos, sorprendida, observa a su alrededor y escribe. Traza firme y oculta sus letras.
¿Que cómo se llama? No sé cómo se llama. Podría acercarme a preguntar. Se pone de pie. Avanza rápido, como el viento. Se desliza. Choca con un chico. Ambos se disculpan. ¿Por qué no la mira? Yo la miro. Se aleja tras el pasillo, vuela. Las manos las mantiene en los bolsillos.

Divagación*

desde que estaba sentado en el césped sin saber qué escribir, pasando por escuchar Nocturne enaltavozhastaquemecambiédelugarporquelosmosquitosempezabanarondarmicabeza*
Maybe it's better that I've forgotten my headphones. Listening to music out loud allows me to hear the birds at the same time, like the ones that could be heard in —takes time to look for the song's names —Crashed Out and After the Moment or Hold Me Now, I can't even remember now. See? Time's doing its job.

Divagación 21:05 - 21:14

—No voy a borrar lo que escribí porque quedó muy bonito —dice mientras bajamos las escaleras. —Y quizá quien borra el pizarrón todos los días está aprendiendo francés por eso —comento sin pensarlo.
Una amplia sonrisa se dibuja en su rostro y suelta: 
—Imagínate, un señor ahí todas las noches, leyendo el francés —se ríe de la situación —. Qué bonito —afirma y agrega algo en francés que no alcanzo a entender, pero su amigo sí.

Divagación 15:55 - 16:14

—No sé por qué pero sabía que te encontraría aquí —me dice sentándose a mi lado. —¿Lo sabías? —cuestiono sin desviar la mirada de las escaleras eléctricas. —Sí, algo dentro de mi cabeza —afirma. —El destino, quizá — y no pronuncia nada más.

Ganivet, Ángel - Aun, si me fueras fiel...

Aun, si me fueras fiel, me quedas tú en el mundo, sombra amada. Muere el amor, mas queda su perfume.  Voló el amor mentido,  más tú me lo recuerdas sin cesar...  La veo día y noche.  En mi espíritu alumbra  el encanto inefable  de su mirada de secretos llena.  Arde en mis secos labios  el beso de unos labios que me inflaman,  que me toca invisible,  y cerca de mi cuerpo hay otro cuerpo.  mis manos, amoroso,  extiendo para asirla  y matarla de amor entre mis brazos,  y el cuerpo veloz huye,  ¡Y sólo te hallo a ti, mujer de aire!
Fuente

Trigésima primera entrada

Noviembre 2014:

No me sorprende la pesadumbre que le hace caer de boca aludiendo al otoño. Me volvería a ayudarle a levantarse. Pero me abstengo. Corro tal como lo hice en aquel lúgubre febrero que le abandoné por regresar al pueblo funesto que me inspiró a escribir las primeras entradas y divagaciones. Para ser preciso, un lugar distinto que me recordaba tanto ese pueblo fue lo que llamó mi atención. Mi estancia fue exprés y me porté como un desalmado, cabe decir. Sin embargo, al término de ésta, no pasó por mi mente el volver a usted. 

Divagación 03:33

«Otoño olvida el verde porque le gusta el café, marrón, naranja, no lo sé. Se desbaratan las frondas del viento. Árboles tiran sus hojas y listas para crujir ellas están. Nube, Sol y Lluvia son una sola y se vuelven arcoíris. Las tardes son lluvia de nostalgia y vientos de esperanza. El café se vuelve acompañante. Por fin, te miro y me miras. Me atrapas con el café de tus ojos.»